Últimamente nos hemos acostumbrado a comprar por internet artículos que antes adquiríamos en tiendas físicas y esto puede ser una buena alternativa cuando no tenemos tiempo para desplazarnos.

Sin embargo, las compras online tienen un coste sobre el medio ambiente que a veces desconocemos. Aquí os dejamos algunos consejos para que nuestras compras online sean responsables y conseguiremos una compra online sostenible.

  1. Es importante asegurarse de que las páginas a las que compramos sean de proximidad para evitar que las mercancías hagan largos trayectos. Si reducimos el kilometraje del transporte de ese envío reducimos la contaminación.
  2. Es aconsejable conocer dónde se fabrican esos artículos, ya que la producción nacional siempre es un seguro de calidad, además de contribuir a la economía del país o incluso de tu zona. Te proponemos que hagas una búsqueda de marcas nacionales que fabrican en sus talleres nacionales y te sorprenderás de ver como nuestra industria textil está creciendo y sus diseños son originales y diferenciables.

       

 

  1. Las guías de tallas son indicadores a los que debemos prestar atención porque el hecho de que los costes de devolución de un artículo sean gratuitos no significa que no tengan un coste medioambiental. Si tienes dudas acerca de las medidas, es preferible que preguntes a la tienda y que no te precipites al cerrar la compra y luego devolver el artículo.

 

  1. Ver la composición de las prendas es importante para poder escoger los tejidos más beneficiosos para el planeta, como son los tejidos naturales sin productos químicos en sus tintes por ejemplo o sin plásticos, lo que además podría perjudicar a nuestra piel. Los algodones ecológicos están cada vez más presentes en la producción nacional, fíjate en las etiquetas y cuida de tu piel.  
  2. Si puedes conseguir ese artículo en una tienda de tu barrio o localidad, piensa que la economía es circular y esa riqueza repercute en tu misma zona. Además los precios de las superficies comerciales y grandes tiendas no siempre son más económicos que los de los           comercios locales.

 

Y a pesar de estas recomendaciones, nuestro consejo es que compres en los comercios locales para que nuestros pueblos y ciudades sigan estando llenos de vida y que el trato personal con nuestros vecinos no se pierda porque esa cercanía que tanto hemos extrañado durante el confinamiento nos ha enseñado que somos sociables y que nos necesitamos los unos a los otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.